La libertad es un concepto que se refiere a la capacidad de las personas de decidir sobre sí mismos como individuos y de los pueblos como colectividades pensantes y actuantes.
Por lo tanto es un derecho que se aplica a toda la actividad humana y que debe ser garantizada mediante la ley.

La política debe garantizar las condiciones para que ella exista, evitando dependencias inadmisibles y garantizando las condiciones para su ejercicio. Atentar contra ella significa agredir el derecho fundamental de las personas a su propia realización. La libertad abarca derechos y obligaciones, y se debe asumir con responsabilidad hacia sí mismo y la comunidad.

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Artículo 1, Declaración Universal de los Derechos Humanos

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here