El pluralismo es una condición fundamental de la democracia que implica reconocer la existencia de una gran variedad de opiniones e intereses y que, a partir de ella, se desarrollen los objetivos de la comunidad, siempre en un ámbito de respeto. Al mismo tiempo, el deber de procurar la realización del ser humano impone la obligación de respetar las plurales formas en que esta persona se plasme. De allí emana el pluralismo en materia religiosa, educacional, política, sindical, cultural.

El diálogo franco y respetuoso con otras corrientes ideológicas servirá para buscar la verdad compartida, aceptada y enriquecida por las diferentes visiones, de manera que sea representativa de una sociedad plural.

Nuestro esfuerzo debe estar encaminado a crear condiciones para que todas las opiniones sean respetadas, escuchadas y tomadas en cuenta en un ambiente de armonía en la diversidad y libertad.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here