El pensamiento y la acción fundamental del “Humanismo Integral”, de la Doctrina Social Cristiana, de la democracia cristiana y del humanismo político son personalistas: tienen como principio y fin crear las condiciones para la realización integral de la persona, poseedora de una dignidad eminente e inviolable.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here