Junto a estas variadas formas de expresión, la persona para su realización debe tener una activa participación en el quehacer de la sociedad que integra, desde sus hechos más cotidianos en el ámbito local, hasta en las decisiones más importantes en el ámbito nacional.

Por ello, los demócratacristianos creemos en la necesidad de potenciar todas las formas posibles que permitan una mayor expresión de las personas, poniendo especial hincapié en los mecanismos de participación en el ámbito local.

Derivan de este principio, otros fundamentales para preservar el pluralismo y la participación: el fortalecimiento de la sociedad civil, el derecho a la libre búsqueda de la verdad, el derecho a difundir lealmente la propia opinión, el respeto a la opinión ajena, la pluralidad y confrontación de ideas y opiniones orientadas a la búsqueda de consensos por medio del diálogo, el derecho a una información veraz y objetiva.

“La formulación debe empezar por el reconocimiento claro y abierto, de la existencia de diferentes familias culturales, religiosas e ideológicas dentro de la misma sociedad y del reconocimiento de su derecho a organizarse socialmente y a cultivar colectivamente su acerbo cultural, religioso o ideológico”. (Juan P. Terra, 1969).

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here