La política, según nuestra visión, debe ser regida por la ética. Su objeto es realizar los valores fundamentales de libertad, tolerancia, igualdad, solidaridad, justicia social y paz. No es posible alcanzar el cumplimiento de dichos valores si, al mismo tiempo, se emplean en su logro métodos discordantes con ellos. Los fines y medios, en política, deben ser coherentes entre sí.

De tal forma lo anterior, que los métodos de la no-violencia, de ejercicio y aplicación del Derecho y la justicia, el diálogo y comprensión, la serenidad y perseverancia para introducir los cambios que nos conduzcan a nuestra utopía, son los procedimientos adecuados en el marco democrático.

“La tentación del pragmatismo, que es olvido de los valores fundamentales y sustitución de éstos por el egoismo, el clientelismo, la avaricia, la corrupción y el ansia de poder, es nuestro principal enemigo, y sabemos que su más profunda raíz se encuentra en el centro del corazón humano”. (Proyecto de Plataforma para el Congreso Ideológico de la IDC, 1993).

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here